Bioestimulantes de las plantas vs legislación española

Ampliación del plazo de comercialización de los productos MDF
Ampliación del plazo de comercialización de los productos MDF
30 mayo, 2017
Bioestimulantes de las plantas vs legislación española

La Editorial Agrícola, tras las últimas noticias relativas a la modificación de la normativa relativa a los bioestimulantes ha publicado en su Revista Agricultura, un artículo sobre la actual situación en la que se encuentran los propios bioestimulantes agrícolas. Este artículo ha sido escrito por Victoria Cadahía Bielza, Directora técnica Asociación Española de Fabricantes de Agronutrientes.

Artículo sobre Bioestimulantes de las plantas vs legislación española publicado en la revista Agricultura

La noticia de actualidad para el sector es que está a punto de aprobarse una nueva ampliación del Real Decreto 506/2013 de fertilizantes. Con el fin de obtener una visión más precisa de la situación y el conocimiento de la normativa de los productos bioestimulantes agrícolas, nos encargan este artículo a los especialistas de AEFA, que aceptamos con gusto conscientes del papel de la asociación en esta materia. Así, a lo largo de estas líneas pretendemos acercar a los lectores de la Revista Agricultura la perspectiva de los fabricantes de esta gama de fertilizantes, sobre la normativa española.

En los últimos años se han desarrollado diversos productos y sustancias en el mercado de insumos agrícolas para mejorar la funcionalidad biológica de suelos y plantas, o las interacciones entre suelo y planta. Estos productos bioestimulantes agrícolas están atrayendo un interés creciente entre los diferentes actores en el mundo agrícola, por lo que debemos dar una visión general de esta categoría de productos, para definir sus características, la relevancia agronómica y el posicionamiento de estos productos en los sistemas agroecológicos.

Debido a sus modos de acción originales, estos “productos de estimulación” se denominan a veces “alternativas”, en la medida en que difieren de otras soluciones de acción directa más convencionales (acción biocida sobre un patógeno o plaga, fertilizantes, etc.).

Las investigaciones científicas actuales destinadas a una mejor comprensión de la fisiología vegetal y, en particular, de las interacciones planta / plaga, permiten prever la introducción en el mercado de nuevas sustancias cuya eficacia sea similar o superior a la de los productos convencionales. Así, los bioestimulantes de las plantas podrían reducir el uso de aquellos productos menos sostenibles:

  • La estimulación de las defensas naturales de las plantas puede ser una opción para reducir el uso de productos fitosanitarios “convencionales”.
  • Los bioestimulantes agrícolas pueden utilizarse como un medio para limitar la cantidad de fertilizantes minerales.

Si bien es así, lo que destacamos aquí es que este mejor conocimiento de la fisiología vegetal demuestra la acción significativa de los bioestimulantes, como soluciones específicas a los diferentes tipos de estrés de los cultivos, fundamentalmente ante adversidades agroclimáticas, mejorando la respuesta fisiológica a un estrés concreto.

Internacionalmente se reconoce la utilidad de ciertas sustancias, microorganismos y mezclas, conocidos comúnmente como bioestimulantes de las plantas, que, aplicados a la planta o a la rizosfera, estimulan los procesos naturales que mejoran/ benefician la absorción de nutrientes, la eficiencia de los nutrientes, la tolerancia al estrés abiótico y la calidad de los cultivos, independientemente de su contenido en nutrientes.

Cultivo de coles

Además, en el mismo sentido, cuando tales productos sólo tienen por objeto mejorar la eficiencia del uso de nutrientes por las plantas, o la disponibilidad de nutrientes, la tolerancia al estrés abiótico o los rasgos de calidad de los cultivos, son por naturaleza más similares a los fertilizantes, que a otras categorías de productos como los fitosanitarios.

En este contexto, la CE ha elaborado en el marco de la economía circular, un proyecto de normativa europea de fertilizantes que incluye a los bioestimulantes de las plantas y que está siendo hoy debatido en el Parlamento y en el Consejo UE, para su aprobación en pocos años. Este proyecto de Reglamento de fertilizantes UE incluye una categoría de productos a base de microorganismos, entre otros tipos, que tienen una funcionalidad de bioestimulantes de cultivos y suelos.

Los fabricantes del sector de fertilizantes han invertido durante años y continúan trabajando en investigación y desarrollo de nuevos productos. Siendo las empresas de AEFA pioneras en España y en el mundo, en la innovación y fabricación de productos bioestimulantes de las plantas, impulsamos y celebramos el desarrollo de normativas que los amparen. En la normativa española de Fertilizantes vigente, se recogen algunos bioestimulantes en el Grupo 4 denominados “productos especiales”, que solicitamos para su inclusión, tales como productos con aminoácidos, con ácidos húmicos, con extractos de algas marinas y otros.

El Ministerio de Agricultura, por estas motivaciones y con el fin de adaptar el marco legislativo vigente a la evolución del progreso técnico y científico, y facilitar el desarrollo de nuevos productos fertilizantes, ha hecho una revisión en profundidad del Real Decreto 506/2013. En concreto, incluye productos con microorganismos cuya acción es facilitar la disponibilidad de nutrientes por la planta.

Así, el proyecto de Real Decreto que se va a aprobar pronto modifica el Real Decreto 506/2013 de fertilizantes, ampliando la lista de tipos del Anexo I e incorporando una categoría nueva de productos a base de microorganismos en el Grupo 4, de otros abonos y productos especiales. Añade también nuevos tipos de algas marinas, mezclas y otros componentes.

En el Real Decreto de fertilizantes se recogen una serie de definiciones entre las que están, qué es un nutriente, qué es un fertilizante y el concepto de productos especiales. Conviene destacar aquí ciertas definiciones para comprender los efectos y funcionalidades de los productos amparados por esta normativa:

  • Producto fertilizante: producto utilizado en agricultura o jardinería, cuya función principal es proporcionar elementos nutrientes a las plantas. Se incluyen en esta definición los abonos, los productos especiales y las enmiendas. Por su contenido en nutrientes, facilita el crecimiento de las plantas, aumenta su rendimiento y mejora la calidad de las cosechas o que, por su acción específica, modifica, según convenga, la fertilidad del suelo o sus características físicas, químicas o biológicas.
  • Otros abonos y productos especiales: productos que aportan a otro material fertilizante, al suelo o a la planta, sustancias para favorecer y regular la absorción de los nutrientes o corregir determinadas anomalías de tipo fisiológico.

Destacar también el “Artículo 18 bis” del proyecto: microorganismos que pueden formar parte de un producto fertilizante.

  • Para elaborar productos fertilizantes sólo podrán emplearse microorganismos que hayan demostrado que solos o mezclados con un abono, con independencia de su contenido en nutrientes, estimulan los procesos biológicos de la planta mejorando la eficiencia de la planta en la absorción o en el uso de nutrientes, su tolerancia al estrés abiótico o la calidad de la cosecha.

En detalle, estos productos se recogen en el apartado 4 del Grupo 4, en 6 subtipos diferentes de microorganismos y mezclas, que se pueden utilizar en los cultivos, pero que previamente necesitan la inscripción en el Registro de Fertilizantes del MAPAMA. Como ya se requiere para los productos fertilizantes elaborados con materiales de origen orgánico de los grupos 2, 3 y 6 del anexo I.

Para la inscripción de los productos con microorganismos hay que presentar un informe técnico y la documentación justificativa para su evaluación, donde se incluya la caracterización e identificación del género, especie y cepa del microorganismo, que tiene que estar depositado en una colección oficial. También, un informe donde se demuestre el uso-efecto-función del producto, con ensayos de eficacia en campo, según un protocolo de ensayos establecido.

Los ensayos deben ser realizados por un organismo independiente, ya sea un centro de investigación, universidad o empresa acreditada para ensayos agronómicos.

Con estas garantías de composición, de calidad y de seguridad se podrán utilizar los productos a base de microorganismos registrados. La Subdirección General de Medios de Producción Agrícolas, estableció un grupo de trabajo sectorial donde AEFA participó, para consensuar el protocolo de requisitos y ensayos de eficacia para el registro de productos con microorganismos. Este protocolo se publicará acompañando al nuevo RD.

Hay que decir que muchos productos a base de microorganismos con función bioestimulante, se están comercializando en España todavía como MDF con plazo transitorio, denominados otros medios de defensa fitosanitaria, pues fueron considerados productos útiles para los cultivos por esas propiedades.

El Ministerio con este nuevo RD, atiende las peticiones del sector tanto de los fabricantes de fertilizantes, como de los agricultores que necesitan nuevas herramientas para el cuidado de sus cultivos y mejora de sus producciones, más cercanas a la propia biología de los cultivos y exentos de residuos para un mercado cada vez más exigente.

Con esto se permite y favorece decididamente por parte del Ministerio español, la innovación de ciertos productos, con las exigencias técnicas y científicas de la nueva agricultura, compatibles con la agricultura ecológica en alza y con el principio de la producción de alimentos.

Esta ampliación, aunque se sigue quedando corta, significa mucho para los fabricantes de AEFA puesto que llevamos años demandando una normativa para amparar y dar seguridad jurídica a toda esta gama de productos bioestimulantes, que provienen del esfuerzo y compromiso de las empresas en invertir en I+D+i.

La modernización del campo en todos los aspectos contribuye al desarrollo sostenible, a la conservación del mundo rural y al crecimiento de sistemas agroecológicos más seguros y rentables.

En este punto sobre sostenibilidad, es relevante recordar que el sector productor agrícola lleva demandando estos productos, por ejemplo, para minimizar el estrés hídrico en las zonas donde la sequía es gravísima y donde cada vez hay más desertización. Es por lo que las instituciones de las regiones españolas afectadas están solicitando a los fabricantes que investiguen y desarrollen productos específicos para mitigar los efectos adversos en los cultivos.

Recapitulando, los bioestimulantes agrícolas actúan en la fisiología vegetal sobre aspectos que van desde la mejora en la calidad de la cosecha, o la absorción de nutrientes, o la liberación de nutrientes, o de otros efectos beneficiosos para el cultivo, o para el control de efectos adversos por factores agroclimáticos o de estrés abiótico, tales como la sequía, la salinidad, el pH, las heladas o la humedad.